El director de Agricultura, Carlos Ferrero, concurrió recientemente a un establecimiento rural en jurisdicción de General Pico, invitado por representantes del Colegio de Ingenieros Agrónomos, entidad que efectuó un ensayo en un cuadro de girasol, considerado “muy interesante” por el propio funcionario provincial, habida cuenta de una enfermedad donde se nota una presencia ligada a las condiciones climáticas de mucha humedad que reinan actualmente en la zona, similares al resto del territorio provincial.

En torno a la política que lleva adelante el Gobierno de La Pampa a través del Ministerio de la Producción en el sentido de estar cerca del productor, dijo: “es habitual en la gestión del ministro Ricardo Moralejo como de los integrantes de la Subsecretaría de Asuntos Agrarios y de la propia Dirección de Agricultura, acercarnos a los productores agropecuarios para ver cual es el lugar donde están sus problemas. Dentro de los avances tecnológicos que se desarrollan en la zona, nuestra idea es participar y generar el apoyo que sea necesario”.

Consideró por otro lado que el estado de los cultivos pampeanos en general es bueno: “se sembró mucho maíz en forma tardía, hay mucha soja hacia el norte y pudimos observar que los cultivos están muy buenos pese a las complicaciones por la falta de piso en algunos lugares. No obstante, en la zona donde hay piso y no hay inundaciones, la situación es excelente. Por ejemplo, estuvimos en la zona de La Maruja y allí son de calidad, hace años que no se veía una cosa así”.

Al hacer un repaso sobre las intensas precipitaciones pluviales, puntualizó que como viene lloviendo en forma intensa en toda La Pampa se generó un enero totalmente atípico: “hay lugares donde se han registrado en promedio unos 300 milímetros. En las zonas más bajas hubo algunos problemas de inundación pero en las zonas más altas los cultivos están excelentes, con muy buen potencial”.

Muestra