El ministro de la Producción, Ricardo Moralejo, participó de la Fiesta del Chivito de Santa Isabel y ofreció consideraciones vinculadas a la producción.

La exposición de cabras ha presentado unos animales de altísima calidad, la cabra colorada es un orgullo para todos los pampeanos; es una raza propia, una raza carnicera. Los productos de estos animales se adaptan realmente bien a lo que demanda del mercado, y debemos felicitar a la persistencia de la gente que, después de tanto tiempo, ha logrado un producto de muy buena competitividad, explicó.

“En los animales de raza criolla también se ve un mejoramiento muy importante, con un desarrollo de calidad creciente. Nuestro apoyo es para que el productor tenga cada vez más cabras y, con la estructura que representa el frigorífico, podemos pensar en fijar precios en la región y para que, cada productor sepa cuánto vale un chivito. Si se lo pagan menos del precio real, lo vende en el frigorífico. Desde el frigorífico vamos a buscar, incluso, el animal para su faena en forma gratuita”, desarrolló el ministro.

En el caso de la cabra colorada debemos decir que no se está trabajando solo para la producción de carne, sino también como alternativa para obtener pelo de calidad. Estas perspectivas van a ir definiendo dos líneas, una de carne y pelo y otra específicamente de carne. Esto mejora y expande el desarrollo de la actividad”, celebró Moralejo.

“La posibilidad del trabajo del cuero también está, cuando aparezcan emprendimientos interesados vamos a estar listos para respaldarlos desde el Gobierno como política de continuar agregando valor a la producción. Y además, estaremos aportando a la integración de todos los productos del ganado caprino; el cuero es, sin duda, uno de ellos”, reflexionó el titular de la cartera de Producción provincial.

Fiesta del chivito copia copia copia