La Orquídia se establece en el Parque Apicola y Agroalimentrio de General Pico.
Desde hace su fundación en el año 1980 por Alejandro Cañas y Lucía Suárez Jiménez, la empresa piquense La Orquídea no paró de crecer. El trasvase generacional familiar se concretó en el año 2001 y, desde esa fecha, sus hijas Luisa y María Yolanda García Suárez, tomaron un emprendimiento que hace rato trascendió las fronteras de La Pampa. Lejos quedó ese cuarto de tres por tres donde, Cañas, comenzó a tostar maní y almendras, con metodología totalmente artesanal.
Hoy la firma tiene nuevos componentes societarios que la conducen, y una tercera generación que ya sentó sus reales en la empresa que ahora vende sus productos de snack y confitería a la región, varias provincias del país, y no hace mucho, embarcó parte de su producción a Bolivia. “Nuestro secreto pasa por ser serios, competitivos y, especialmente, sensatos”, relataron hoy en la oficina del ministro de la Producción, Ricardo Moralejo, donde llegaron para firmar el acta de otorgamiento de un crédito de 9.082.184 pesos, en el marco de la Ley N°2870 de Promoción Económica, y así construir el nuevo asentamiento empresarial en el Parque Apícola y Agroalimentario de General Pico, con una inversión total de casi 12.5 millones de pesos.
Con esas tres cualidades en mente, La Orquídea planteó al Gobierno de la provincia, la necesidad de dar un salto cualitativo para mejorar su nivel de producción y comercialización. El pedido fue tomado con seriedad por parte de la Subsecretaría de Industria, a cargo de Silvano Tonellotto y la directora General de Planeamiento Productivo y encargada del Parque Apícola y Agroalimentario, María Belén Paesani.
Hoy, ante el escribano general del Gobierno, se llevó a cabo la firma del acta que adjudica a las hermanas el mencionado crédito para levantar la nueva estructura edilicia de 930 metros cuadrados donde se instalarán las áreas de elaboración, depósitos, oficina, laboratorio y servicios varios. En ese espacio desarrollarán sus tareas una decena de personas, entre ellas parte del grupo familiar. “No teníamos más lugar para crecer, hemos evolucionado cuidadosamente y diversificado los productos que elaboramos”, dijeron las empresarias piquenses al explicar los motivos de la movida.

Estrategia

El proyecto plantea subsanar este inconveniente para lo cual se avanzó en la adquisición del predio en el Parque Apícola y Agroalimentario, donde se realizarán las inversiones que permitirán, también, consolidar la estrategia de venta a mercados internacionales. “La empresa cumple con todos los requisitos, además la presencia de La Orquídea en cuanta capacitación o exposición se abre en La Pampa, es permanente”, sostuvo Paesani.
La Orquídea envía sus productos elaborados a toda la Patagonia, provincia de Buenos Aires y Córdoba y también, se ganó un lugar en las góndolas de la cadena de supermercados La Anónima. La empresa comercializa maní, girasol, garrapiñadas y, desde hace poco, chocolates artesanales. La semilla de girasol garrapiñada y otros provenientes del mismo cereal son de reciente incorporación.
“Esta empresa familiar es todo un ejemplo de humildad, perseverancia y seriedad. No es fácil permanecer tantos años en el mercado, ellos supieron adaptarse a todas las condiciones y variables de la economía nacional. Llevan casi 40 años en el mercado nacional, toda una vida. Luisa y Yolanda se hicieron cargo de la empresa en el 2001, un dato no menor, en plena crisis, superaron esa contingencia, y van por más” reflexionó el ministro Moralejo, luego de firmar el acta pertinente.
“En un contexto donde el denominador común de las noticias pasa por cuestiones negativas, poder asistir a La Orquídea con este crédito promocional es toda una señal de que todo no está tan mal como se dice, o escribe. En La Pampa seguimos apostando al crecimiento y la expansión de las empresas, a la diversificación y al cambio de matriz productiva”, agregó.
El ministro reconoció la gestión empresarial administrativa de la familia y puso de relieve el hecho de que, en base al continuo mejoramiento del status de calidad, haya logrado posicionar sus productos en mercados exigentes. “Éste es un mensaje positivo para la sociedad, que no se puede soslayar; acá se ve el sacrificio, el esmero, la dedicación, ellas son un ejemplo para los emprendedores y para los jóvenes, y es justo darlos a conocer”, concluyó Moralejo.

20190321 094650